Iluminación industrial: Aspectos generales a considerar

Iluminación industrial: Aspectos generales a considerar

Iluminación industrial

La norma vigente NOM 025-STPS-2008 emitida por la Secretaría del Trabajo dicta los parámetros generales de iluminación en los espacios de trabajo con el fin de asegurar un mejor desempeño en las tareas diarias de los empleados. La obligación del patrón es brindar entornos seguros y saludables.

 

De acuerdo a la actividad que se desempeñe en la industria, podemos reconocer varios tipos y niveles de iluminación que deberán ser medidos con un luxómetro:

 

Alumbrado general.

Es el método de iluminación más común y conocido que se realiza al colocar un mismo tipo de lámparas a lo largo del techo de la construcción de manera equilibrada. La luz es tenue en otros espacios comunes.

 

Alumbrado localizado.

Se utiliza cuando se requiere iluminar áreas específicas de trabajo especializado, sobre todo cuando se necesiten más de mil luxes, existan obstáculos que hagan sombras en el área o nuestro personal tenga problemas visuales. Es importante medir las cantidades porque podríamos producir el efecto contrario, es decir, deslumbramiento.

 

La siguiente clasificación corresponde a la distribución del flujo de luz:

 

Directa, para dirigir totalmente el flujo luminoso a un solo espacio.

 

Semidirecta, donde solo una parte se dirige a cierta zona y el resto va hacia el techo o paredes a fin de suavizar las sombras y evitar deslumbramiento. Es muy socorrido en oficinas y talleres en general.

 

Uniforme, que llega a todas direcciones para alumbrar áreas de trabajo en general y brindar luz también en el resto de las paredes y techo. Es uno de los sistemas más agradables de luz porque se adapta al campo visual humano.

 

Semi indirecta, en la cual una parte alumbra hacia abajo, pero termina por reflejar el resto de su intensidad en paredes y techos. Aunque se consiguen ambientes agradables de luz, la mayoría de esta es absorbida por los muros, los cuales se aconseja estén pintados con colores claros. No es recomendable para sitios que trabajan con materiales en los que es necesaria la percepción de relieves y texturas porque no alcanzan a notarse.

 

Indirecta, donde las luminarias quedan ocultas y lo único que se alcanza a apreciar son las áreas iluminadas; no produce sombras e incentiva el ahorro energético. Ideal para conseguir ambientes tranquilos y relajantes.

 

Además de conocer los tipos de iluminación industrial, es importante que los trabajadores conozcan los riesgos de no respetar las normas de seguridad, además de realizarles exámenes anuales de agudeza visual por si acaso alguno requiere un tipo de luz especial.

 

En cuanto al mantenimiento, la constante supervisión de esta área también eleva la calidad y productividad de la empresa, además de bajar el índice de accidentes laborales.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.