Símbolos mas importantes de los países

torre eiffel

Símbolos mas importantes de los países

Edificaciones que llegaron para quedarse

La practicidad de los edificios temporales hace que los empresarios cuenten con mayor producción a la hora de presentar sus proyectos, ya sea en ferias, expos o alguna convención, pues pueden contratar los servicios de alguna empresa que se dedique a las edificaciones temporales y, cuando se haya conseguido el objetivo, simplemente desmantelar la construcción, sin necesidad de mantenimiento o pago por la renta del espacio.

Sin embargo, hay ocasiones en las que el edificio temporal es tan espléndido, fuera de lo común o bello, que el impacto que tiene en la sociedad hace que se convierta en una construcción permanente.

Esto fue lo que pasó con dos grandes e importantes construcciones del mundo: la Torre Eiffel, en Francia, y el London Eye, en Londres.

 

La Torre Eiffel fue diseñada por el ingeniero francés Alexandre-Gustáve Eiffel, pero a pesar de cómo la vemos hoy en día, en su momento Eiffel obtuvo negativas para su construcción, pues en primera instancia la ofreció en el Ayuntamiento de Barcelona, con motivo de la Exposición Universal de 1888, pero al parecerles una estructura extraña y cara, rechazaron dicho proyecto.

Fue cuando Eiffel la presentó en Francia, para la Exposición Universal de París en 1889, en conmemoración de la Revolución Francesa.

 

En Francia se aceptó la propuesta y la Torre Eiffel serviría como arco de entrada, tendría carácter temporal y sería desmontada en 1900.

La Torre en un principio fue rechazada por los parisinos, generó controversia y la llegaron a llamar “monstruo de hierro”.

Al final, el ejército francés concluyó que la torre era un lugar privilegiado para instalar antenas y equipos de radio y así aventajar a los ejércitos enemigos. Hoy en día es un símbolo de toda Francia y se alza como el monumento más visitado en el mundo.

 

Por otra parte, se encuentra el London Eye, en Londres, que fue construido entre 1999 y 2000, para conmemorar el nuevo milenio.

La construcción se llevó a cabo por partes, muchas de ellas fuera del país y posteriormente transportadas y ensambladas en su ubicación final a lado del Puente de Westminster.

 

En un inicio se tenía planeado su funcionamiento por 5 años, pero debido a las altas cantidades de visitantes -más de 8 millones en los 2 primeros años-, el London Eye se convirtió en una estructura permanente, así como en un símbolo de Londres.

Con el paso del tiempo el London Eye ha cambiado de patrocinadores, pero continúa en funcionamiento, para beneplácito de locales y turistas.

 

Así, nos damos cuenta que es la sociedad la que le da el carácter de efímero o permanente a variadas construcciones hechas por el hombre, dependiendo de su grandeza e incluso practicidad.